Una cita que establece el objetivo de la buena educación. Por Margaret Mead. En la imagen de lápices de madera.